alergias balnearios

Llega la primavera y el Valle del Jiloca, Aragón, se convierte en un mosaico de color de manzanos, perales, cerezos y melocotoneros.

 

Este espectáculo es un regalo para la vista pero también tiene un elemento negativo en todas las personas que por esta época experimentan las tan molestas alergias.

 

Las enfermedades alérgicas han experimentado un incremento de su prevalencia en los países industrializados. Este aumento se ha asociado con la correlación entre las enfermedades atópicas y los niveles socioeconómicos.

Algunos consejos para esquivar los procesos alérgicos son:

 

  • Debes evitar lugares que estén cerrados, para que los síntomas de la alergia se reduzcan.
  • La quercetina que se encuentra en las cebollas, el té y las uvas negras, por lo tanto en el vino tinto, junto con la vitamina C, reduce y combate las molestias de las alergias. Igual que los carotenoides, que son pigmentos vegetales de color anaranjado, de los cuales el más conocido es el betacaroteno (que en el organismo se convierte en vitamina A). Está presente en las zanahorias, la calabaza y las espinacas, por lo que deberías agregarlos a tu dieta. Los especialistas señalan que las dietas pobres en carotenoides facilitan la inflamación en las vías respiratorias.
  • Los sprays salinos como el elaborado con agua sulfurosa del Balneario de Paracuellos, es otro remedio de mucha utilidad. El spray salino arrastra el polen y reduce la destilación nasal, en tanto que los extractos de ortiga tienen efecto astringente y antibacteriano que complementan la acción.
  • Para las molestias de la garganta generalmente se recomienda consumir jugo de naranja o manzana con miel, por su alto contenido de vitamina C. También se puede combatir con infusiones de equinacea, que sirve para reforzar el sistema inmunológico. Realizar inhalaciones y aerosoles para abrir y descongestionar las vías respiratorias es otra solución sana, disponible en el Balneario y que mejora rápidamente los síntomas más molestos.

 

En general podemos decir que la aplicación de la terapia hidrotermal en este tipo de patologías ha sido y sigue siendo muy útil, tanto por las características intrínsecas de las aguas como por el beneficio que supone su forma de aplicación frente a otras terapias convencionales no relacionadas con el agua.